Castilla-La Mancha licitará 581 depuradoras en 2018

La Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha ha diseñado un programa por el que todas las poblaciones contarán con su depuradora gracias a la inversión privada de más de 600 millones de euros. Para ello se pondrán en marcha de 581 plantas de tratamiento de aguas y destinará un presupuesto de 600 millones de euros, la mayor parte de los cuales provendrá del sector privado, ya que la Junta de Castilla-La Mancha solo movilizará los fondos Feder que tenga asignados a tal efecto.

El Gobierno de Castilla-La Mancha ha establecido un sistema de concesiones, de tal manera que la inversión provendrá de las empresas que se adjudiquen las licitaciones. Según el plan de la Agencia del Agua de Castilla-La Mancha, las depuradoras deberían empezar a construirse en 2019, y teniendo en cuenta que el plazo mínimo de las obras se ha fijado en 24 meses, para el año 2022 deberían estar funcionando todas las instalaciones.

De los lotes que saldrán a licitación, se han fijado dos en Toledo, uno en Ciudad Real, uno en Albacete y otro Cuenca, mientras que los restantes corresponden a territorios de varias provincias. Todas estas infraestructuras darán servicio a 1.852 núcleos urbanos, entre pueblos y pedanías. La puesta en marcha de este programa supondrá, según los cálculos del Ejecutivo castellano-manchego, la creación de 5.000 puestos de trabajo.