2018-01-08T06:07:57+00:00 8 enero, 2018|Aparejadores - Noticias|

Sostenibilidad, industrialización e innovación son las claves para 2018, según los aparejadores

La construcción y el panorama inmobiliario en general se enfrentan a un momento clave. Después de una difícil travesía durante la última década, los primeros síntomas de recuperación posibilitan el optimismo frente a una posible nueva andadura en la que los múltiples procesos regulatorios puestos en marcha por el Gobierno y las nuevas tecnologías dibujan cambios de calado en el sector. En este contexto, para el Colegio de Aparejadores de Madrid, la sostenibilidad, la industrialización y la innovación se muestran como banderas para el cambio.

Analizando el eje de las nuevas herramientas y procesos, según señala Jesus Paños, presidente del Colegio de Aparejadores de Madrid, “el sector tiene que avanzar hacia entornos colaborativos que ayuden a reflexionar sobre una nueva arquitectura en la que el consumo casi nulo impulsará, en breve, un salto cualitativo en el sector que ya no tendrá vuelta atrás”. Según las previsiones de la Institución, la innovación en el sector se alimentará de “nuevos conceptos y constantes datos, como el de la ciudad resiliente, capaz de asumir con flexibilidad situaciones límite y sobreponerse a las mismas”.

Por otro lado, desde el Colegio de Aparejadores de Madrid se anota que el estudio energético y de impacto en huella de carbono de los edificios no se puede hacer enfocado exclusivamente a la fase de uso, sino atendiendo a todo su ciclo de vida. Las obras de construcción deberán proyectarse y construirse de forma que no supongan una amenaza para la higiene o para la salud de los ocupantes y vecinos ni tengan un impacto excesivamente elevado durante todo su ciclo de vida: construcción, uso y demolición.

Asimismo, parece evidente que la digitalización es el nuevo exponente, la nueva revolución de la industria. La utilización de estándares internacionales abiertos de datos, como los denominados IFC (Industry Fundation Class) serán la llave del intercambio de estos, y resultarán imprescindible para que proyectistas, ingenierías, proveedores, constructores, responsables de ejecución, de mantenimiento, etc., aúnen soluciones sostenibles.

Para el Colegio de Aparejadores de Madrid, el parque edificatorio existente también tiene que tener su respuesta adecuada a la situación actual, para dar respuesta al equilibrio que precisa el sector y la sociedad al completo. Así, según diversas fuentes, la nueva propuesta que se analiza en la UE es poder crear un producto hipotecario de eficiencia energética que permita ofrecer a los compradores de vivienda de toda la UE mejores tasas de interés o capital adicional, a cambio de comprar casas más eficientes energéticamente o comprometerse a mejorarlas mediante su rehabilitación energética.

Tras la cumbre de París se puso el punto de mira en el nuevo objetivo mínimo a alcanzar, 40/27/27, y parece que los indicadores actuales, emisiones, y los cambios en el clima certifican la necesidad de nuevas formas de construcción más respetuosas con el medio ambiente. La innovación en la construcción es un reto, bien porque se consiga consumir menos recursos, bien porque se generen menos emisiones, residuos o vertidos, pero también por incorporar equipos y sistemas más eficientes.