Ada Colau, alcaldesa de Barcelona.

El Pleno del Ayuntamiento de Barcelona aprobó una declaración institucional en la que reprocha al fondo de inversión Azora su actuación en el mercado del alquiler de la ciudad. “Quiero dejar muy claro que el Ayuntamiento está del lado de los inquilinos, sin duda”, aseguró la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, en una intervención al finalizar el pleno en la que aseguró que es desmesurado el incremento de los alquileres de las viviendas propiedad de Azora, al tiempo que aseguró que los servicios municipales “han detectado la presencia de cláusulas abusivas en contratos”.

El fondo, por su parte, defiende que las administraciones públicas no están cumpliendo con su responsabilidad de generar VPO, y piden al Ayuntamiento de Barcelona que deje de intervenir en la vivienda libre porque eso solamente consigue que se reduzca la oferta.

El Ayuntamiento exige a Azora que negocie con los vecinos y el Sindicat de Llogaters para renovar los contratos de alquiler, y ha recordado que el fondo cuenta con 232 pisos de alquiler en la ciudad. «Las subidas que Azora impone a sus inquilinos superan en desmesura los precios medios del mercado que señala el Índice de Precios de la Generalitat», señala el texto.

Azora, por su parte, ha explicado que considera injustas las campañas en su contra por parte de determinadas organizaciones sociales y es un ataque a cualquier propietario privado que decida poner en alquiler una vivienda en el mercado libre.

“Las administraciones públicas no están cumpliendo con su responsabilidad en materia de política de vivienda, trasladando esa responsabilidad a los propietarios privados, a los que imponen cargas que no les corresponderían asumir. Echamos en falta políticas públicas de vivienda de su parte que solucionen los problemas reales de la vivienda en Cataluña”, aseguran desde Azora.