Un 61,8% de los aparejadores y arquitectos técnicos denuncia que las empresas no ponen en marcha actuaciones encaminadas a fomentar la conciliación de la vida familiar y laboral, obligando en muchos casos a las mujeres a elegir entre su trayectoria profesional y la atención familiar.

Así lo pone de manifiesto una ‘Encuesta sobre Igualdad de Género’ efectuada por el Consejo General de la Arquitectura Técnica de España (CGATE) entre expertos del ramo en base a entrevistas a 1.360 profesionales, el 51,2% mujeres y el 48,8% hombres, de todas las edades.

Para un 60,9% de los encuestados las condiciones y facilidades en su trabajo resultan insuficientes para conciliar correctamente y un 51,4% cree que los hombres lo tienen más fácil a la hora de compaginar ambas facetas, frente a un 39,5% convencido de que esta situación es igual para ambos.

Cuando se les pide opinión sobre las potenciales medidas para facilitarlo, un 71,3% cree que optar por trabajar de forma flexible o parcial «puede limitar sus opciones laborales». El estudio también revela que casi un 56% de las mujeres se ha visto obligada a cambiar de trabajo para mejorar dichas condiciones.

En lo que respecta al ejercicio de la profesión de aparejador y arquitecto técnico, tradicionalmente masculina, un 59,1% reconoce que las féminas tienen muchas más dificultades para ejercerla aunque un 60,4% refiere que ha evolucionado favorablemente en la última década.

Según datos del colegio, el porcentaje de mujeres ha subido desde el 6,58% del total en el año 1990 a un 20,83% durante 2018.