Laura Gärna y obra de Ismael Lagares.

La interiorista y arquitecta Laura Gärna, CEO de Gärna Studio, coincide con la opinión de los expertos de la industria del arte: “Vivimos una época de los miles de millones como valor de una obra de arte y, pese a ello, albergamos la esperanza de que este sector regrese a la veneración de antaño, cuando el arte era mucho más emocional”.

El dinámico mercado del arte no muestra signos de desaceleración, un pronóstico que se hizo eco en la reciente venta de Salvator Mundi de Leonardo da Vinci al Louvre Abu Dhabi batiendo un récord de 450 millones de dólares. El fundador de la base de datos de precios de arte Artprice, Thierry Ehrmann, espera un «crecimiento firme y duradero» en la industria a nivel internacional. Solo en el Reino Unido, el mercado del arte contribuyó con 1.46 mil millones de libras esterlinas a la economía en 2016, una cifra comparativamente baja que considera el valor neto de sus ventas, que totalizó 9,2 mil millones de libras. Pero, ¿cómo se traduce esto para el consumidor? ¿El propietario de la vivienda con una colección de arte compuesta de pinturas heredadas, una o dos piezas encargadas y una selección de marcos de pasta hechos a mano y coagulados con purpurina?

“Es obvio que no todos trabajamos con presupuestos similares a los del Louvre Abu Dhabi, pero muchos de los que amamos el arte queremos invertir de manera sabia y con un criterio imperecedero”, apunta Laura Gärna. El arte se está reconociendo como un componente esencial de un hogar moderno gracias a muchos y grandes diseñadores de interiores que explican a sus clientes la importancia que adquiere una vivienda cuando sus paredes albergan piezas que antes han visto en galerías”, explica Gärna.

“En Gärna Studio tenemos muy claro que, si un cliente entiende la importancia del arte en su hogar, vivirá una gran experiencia por la fuente de inspiración que le proporciona o cómo eleva la categoría y percepción del espacio. Sin embargo, esto no es todo el alcance de la mezcla de las industrias del arte y los interiores. Muchos de los estudios como el nuestro entendemos la importancia que también están ejerciendo marcas de diseño de hogar, como Ikea, que están inculcando la importancia de crear hogares donde el arte sea un elemento prioritario. Es obvio que entre el precio de miles de millones de dólares de obras de Da Vinci, Picasso o Hirst y la reciente adición de colecciones de arte asequibles a minoristas de alto nivel, los consumidores en cada extremo de la escala financiera se han convertido en comisarios de sus propias colecciones, y eso siempre es un aliciente”.

“Mi apuesta por artistas emergentes es crucial para mi porque el arte siempre ha sido percibido como inalcanzable, aunque hoy en día existen ferias especializadas en este tipo de creadores, tales como Just Mad, que cuenta con artistas con mucho talento que generalmente me llaman mucho la atención, a veces, más que los consagrados porque tiene un discurso muy puro, muy potente”, apunta Laura Gärna.

“Arco, que se celebrará entre el 27 de febrero y el 3 de marzo, ha logrado posicionar a Madrid como un referente internacional en el mundo del arte y, además, ha propiciado que otras ferias satélites como la misma Just Mad o Art Madrid, sean una interesante fuente de talento con estos artistas, lo que también nos permiten adquirir piezas interesantes para coleccionistas que, como yo, tienen una gran sensibilidad al talento más joven”.