Así son los nuevos espacios de Gärna Studio.

“La biofilia es la idea de que los humanos poseen una tendencia innata a buscar conexiones con la naturaleza. El término se traduce como «el amor a los seres vivos» en griego antiguo (philia = el amor de / inclinación hacia) y en Gärna Studio hace tiempo que la aplicamos en nuestros proyectos, donde la sostenibilidad y esta conexión son prioridades en cada paso que damos con nuestros clientes”, apunta Laura Gärna, directora de Gärna Estudio.

El 90% de nuestro tiempo estamos en entornos cerrados, en edificios o viviendas. Existe un síndrome, llamado SDR (Síndrome de Deficiencia de Naturaleza), que es uno de los males del nuevo siglo. Cada vez estamos más conectados a la tecnología y más desconectados de la naturaleza, y el ser humano se desarrolló en un entorno natural hasta que empezó a concentrarse en las ciudades.

En este sentido se desarrolla la arquitectura biofílica, incorporando características del mundo natural en espacios construidos, como agua, vegetación y luz natural, o elementos como la piedra o la madera. Fomentar este uso de sistemas naturales en el diseño permite la exposición a la naturaleza y, a su vez, estos enfoques de diseño mejoran la salud y el bienestar. Hay una serie de posibles beneficios, que incluyen la reducción de la variabilidad de la frecuencia cardíaca y la frecuencia del pulso, la disminución de la presión arterial y el aumento de la actividad en nuestro sistema nervioso, entre otros.

Investigando sobre los patrones de diseño de la arquitectura biofílica se puede ver cómo esta corriente aborda problemas universales de salud y bienestar humanos, con un espacio y, la naturaleza del espacio mismo, conseguimos grandes estímulos sensoriales no rítmicos, temperatura y flujo de aire, hasta iluminación dinámica y presencia de agua. Pudiendo entenderse en términos de experiencia directa (luz, aire, clima), experiencia indirecta (materiales naturales, evocando naturaleza) y la experiencia del espacio y el lugar (perspectiva y refugio, misterio y riesgo).

Gärna Estudio somete al espacio a un proceso que incluye una evaluación in situ y pruebas de desempeño por un tercero, la corriente WELL siendo uno de los primeros estudios de Arquitectura e Interiorismo de España, en aplicar este estándar de calidad en sus proyectos.