2017-11-10T06:23:44+00:00 10 noviembre, 2017|Urbanismo|

La movilidad urbana es la clave del funcionamiento de una ciudad

Arcadis, firma especializada en diseño y consultoría para activos naturales y construidos, ha publicado el Índice sobre Ciudades Sostenibles en materia de movilidad 2017, realizado junto con CEBR (Centro para la Investigación Económica y Empresarial, por sus siglas en inglés), en el que se refleja el rendimiento de los sistemas de movilidad de 100 ciudades del mundo.

El Índice está basado en 23 indicadores individuales y cada uno representa un componente de la movilidad urbana que incluye desde el compromiso de gasto público destinado a infraestructuras hasta la asequibilidad del transporte público. Estos indicadores se agrupan en tres subíndices: Personas, Planeta y Beneficio. La combinación de estas métricas y subíndices individuales genera una puntuación global en el Índice y ofrece así un escenario indicativo del estado actual del entorno de movilidad urbana de una ciudad.

Dentro de las ciudades analizadas con estos indicadores a lo largo de todo el mundo, en España se seleccionaron Barcelona y Madrid como objeto de estudio, las cuales se sitúan entre las 25 ciudades del mundo más sostenibles en movilidad urbana, ocupando el 21º y 24º respectivamente.

En cuanto al impacto ambiental de los sistemas de transporte de Madrid y Barcelona, el estudio destaca la proactividad de ambas ciudades de cara a la incentivar la compra y uso de vehículos eléctricos, así como las medidas establecidas para reducir la contaminación del aire y las emisiones derivadas del transporte.

La comparativa de espacios verdes dentro de las ciudades nos permite saber la situación de estas, pero a pesar de que Madrid cuenta con mayor provisión de espacios que Barcelona, ambas distan de la superficie disponible en lugares como Zúrich y Frankfurt. Aun así, es destacable la política de medios de transporte en ambas ciudades, en las que se está invirtiendo en infraestructuras para el transporte en bicicleta, reduciendo así el tráfico y las emisiones de gases efecto invernadero.

A nivel global, el índice lo lidera Hong Kong, ciudad que ocupa el primer puesto gracias a su innovadora red de metro y al elevado uso del transporte público, favoreciendo así la movilidad urbana, creando oportunidades económicas y enriqueciendo la vida de los ciudadanos, los turistas y las empresas.

Junto a esta ciudad se encuentran las ciudades europeas de Zúrich y París, en segundo y tercer puesto en el índice global respectivamente. Ambas ciudades se encuentran en el podio gracias a su buena posición en lo referente a Planeta y Beneficio, que se debe principalmente a su amplio sistema de infraestructuras, la eficiencia de su red de metro y su compromiso con la tecnología ecológica. En general, las ciudades de Europa destacan por su posición en el índice global, así como en los diferentes subíndices relativos a “Personas”, “Planeta” y “Beneficio”.