Tasinsa y Rigma han asesorado a Privalia en el alquiler de una oficina en Madrid. El inmueble, situado en la calle Alcalá, tiene una superficie construida de 424 metros2. Se trata de un espacio en un edificio moderno que ocupa la totalidad de la manzana, permitiendo así una plaza de distribución abierta en su interior que permite el acceso peatonal a los cuatro bloques en que está dividido.

La zona cuenta con excelentes infraestructuras, servicios (restaurantes, hotel, etc) y comercios. Situado junto a la M-30 en el distrito de Ventas, cuenta con múltiples transportes públicos de la zona y está bien comunicado con el centro de la capital.